Brasília, 11/10/2018 – El cáncer de mama es el tipo de cáncer más común entre las mujeres, después del de piel o melanoma. En Brasil, según datos del Instituto Nacional de Cáncer (Inca), el cáncer de mama alcanza cerca del 25% de los casos nuevos registrados anualmente.

En Brasil, la recomendación del Ministerio de Salud es que se realice una mamografía de rastreo (cuando no hay señales ni síntomas) en mujeres entre 50 y 69 años, o antes de eso en el caso que haya un antecedente familiar de cáncer de mama, o por indicación de un profesional de salud.

Algunas investigaciones científicas demostraron que el desarrollo de hasta trece tipos de tumores tiene relación con el comportamiento. Con la adopción de medidas sencillas se puede reducir la incidencia del cáncer de mama. Vea algunos consejos importantes que la Fundación del Cáncerpreparó para la campaña mundial Octubre rosa:

Busque un profesional de salud

El autoexamen es una manera importante para que la mujer conozca su propio cuerpo y descubra posibles alteraciones, pero, muchas veces, el tumor no se puede notar solo a través del toque. Especialmente en la fase inicial, cuando el nódulo tiene un tamaño muy reducido, y en consecuencia la chance de curación es mayor, es imprescindible la realización de la mamografía para detectar la enfermedad. Por eso, la premisa básica es: haga un seguimiento regular con un especialista, que evaluará clínicamente al paciente y hará las prescripciones de acuerdo con su perfil y necesidades.

Practique actividad física

La práctica de actividad física disminuye en cerca de 1/3 los riesgos de desarrollar cáncer de mama. Practique 30 minutos de ejercicio aeróbico, por lo menos tres veces por semana, o de acuerdo con sus necesidades. Busque un profesional del área para pedirle orientación en la elección de la actividad física y seguimiento para tener una práctica más adecuada.

Controle la alimentación

Una dieta equilibrada evita el sobrepeso y mejora la calidad de vida. Alimentos industrializados, enlatados y conservados contienen agentes cancerígenos en su composición y deben ser evitados. Es el caso de las carnes procesadas, ahumadas, curadas o saladas (carne de sol, charque y pescados salados) y embutidos, como salchichas, chorizos, mortadelas y salames. Dé prioridad a las verduras y coma por lo menos cinco porciones de frutas por día, legumbres y verduras. Son alimentos ricos en vitaminas esenciales, sales minerales y fibras, además de sustancias antioxidantes que protegen contra la mayoría de los tipos de cáncer.

No fume

El cigarrillo contiene cerca de 4.720 sustancias tóxicas que producen una serie de enfermedades, entre ellas el cáncer. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el tabaco es la causa principal de muerte evitable; 4,9 millones de personas (más de 10 mil por día) mueren todos los años como consecuencia del cigarrillo, se estima que el 30% de todos los casos de cáncer son debido al humo del tabaco. Por eso, no fume y protéjase del humo del cigarrillo. Dejar de fumar es una de las decisiones más importantes en la vida de un fumador y en la vida de las personas que conviven con él. ¡Siempre vale la pena!

No consuma alcohol

De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer (Inca), el alcoholismo causa entre el 2% y 4% de las muertes por cáncer, siendo uno de los factores de riesgo para el desarrollo de diversos tumores, incluyendo el de mama, principalmente si el uso está combinado con el tabaco. Además del cáncer, el consumo de alcohol está asociado a más de 200 tipos de enfermedades, entre cardiovasculares, mentales y hepáticas. Reducir la frecuencia del consumo puede disminuir las chances de desarrollar la enfermedad, pero la elección más saludable es no beber o evitar al máximo la ingestión de bebidas alcohólicas.

Sobre la Fundación del Cáncer:

La Fundación del Cáncer es una institución privada y sin fines de lucro, que hace 25 años realiza acciones estratégicas para la prevención y el control del cáncer en Brasil. Trabaja para promover salud, diagnóstico precoz, asistencia, cuidados paliativos, educación e investigación, además de proyectos relacionados al trasplante de médula ósea y sangre de cordón umbilical y placentario.


Fuente:
www.cancer.org.br