Brasília, 22/08/2017 – Aunque la sala de calderas y los equipos que contiene mantienen una temperatura óptima en su edificio todo el año, es una de las zonas a las que quizá no preste atención todos los días. Generalmente la sala está en un lugar oscuro, por lo común en el nivel más bajo. Eso contribuye a que se descuide su mantenimiento. Debe ser proactivo, y asegurarse de que todos los sectores de nuestras instalaciones —incluida la sala de calderas— reciban un mantenimiento regular.

La sala de calderas contiene maquinarias que producen vapor de alta presión, que acarrea riesgo de explosión. También hay superficies calientes y maquinaria en movimiento. Estos factores combinados requieren un programa de seguridad bien planificado para que la caldera y las maquinarias funcionen bajo condiciones seguras. Una caldera bien preservada debería estar libre de elementos ajenos a su función, y recibir un mantenimiento regular. El siguiente es un ejemplo de sala de caldera bien preservada.

Como puede verse, esta sala de calderas está bien iluminada y limpia. El área está libre de elementos que no son esenciales para el funcionamiento de la sala de calderas. Todo el cableado está sujeto en forma segura, y hay un extintor al alcance de la mano en caso de accidente.

El siguiente es un ejemplo de sala de calderas con un mantenimiento deficiente.

Esta sala de calderas tiene mala iluminación en toda la instalación. Aquí se almacenan muchos elementos innecesarios. Estos elementos no mejoran el funcionamiento del equipo y pueden aumentar el riesgo de resbalones, tropezones y caídas. El cableado está a la vista y no se sujetó ni se contuvo. Además, los productos de limpieza almacenados en la sala pueden constituir un riesgo si alguna vez se derrama su contenido.

Cómo tener una sala de calderas bien mantenida

Reglas de seguridad básicas – Supervision

Cada supervisor debe transmitir la información operativa de la caldera al supervisor del turno siguiente. Deben darse instrucciones específicas con respecto a cualquier procedimiento especial que deba seguirse. Todos los supervisores deben llevar un registro de la sala de calderas y completarlo durante cada turno. Todo desperfecto debe asentarse y comunicarse al gerente. Use siempre elementos de seguridad personal, como por ejemplo guantes y calzado antideslizante. Al limpiar el hogar de la caldera, utilice antiparras y máscara de oxígeno.

Mantenimiento de la caldera

Toda caldera o recipiente a presión debe construirse de acuerdo con los estándares de la industria, y debe registrarse en una organización similar de su país. Los instaladores de calderas y recipientes a presión deben notificar al inspector superior de calderas por lo menos treinta días antes de la instalación.
Asimismo, la ley requiere que las calderas y los recipientes a presión sean inspeccionados todos los años o cada dos años, según el tipo de equipo. Las calderas no podrán operarse sin un certificado de inspección válido. La unidad de inspección de seguridad de calderas y recipientes a presión es responsable de garantizar que todas las calderas y recipientes a presión sean inspeccionados según las reglas y reglamentaciones locales. Esta responsabilidad incluye garantizar la operación segura, el mantenimiento, la reparación y las alteraciones de todos los objetos que retengan presión.
Para cualquier actividad de mantenimiento, siga el programa recomendado por el fabricante para una operación segura y fluida del sistema.
Las siguientes son diez maneras para mejorar la seguridad en su sala de calderas.

  1. Trate y ablande el agua utilizada en la caldera, ya que los minerales del agua pueden ocasionar una acumulación de depósitos y hacer que la caldera se recaliente.
  2. Siempre abra las válvulas de vapor lentamente, y utilice elementos de protección cuando trabaje en la sala de calderas.
  3. Muestre el plan de seguridad contra incendio con la ubicación de las alarmas de incendio, los extintores, los disyuntores eléctricos principales y las salidas de cada área claramente marcados.
  4. Publique un diagrama con el procedimiento de primeros auxilios en caso de lesiones.
  5. Muestre el gráfico de bloqueo y etiquetado que se aplica a cada equipo para evitar lesiones ocasionadas por la operación de circuitos energizados y equipos durante el mantenimiento y la reparación.
  6. Documente todos los incidentes/accidentes que se produzcan en la instalación para cualquier reclamación de seguro.
  7. Instale una puerta con cierre automático y a prueba de fuego en la sala de calderas, para prevenir la propagación de fuego, humo, calor o gases calientes de una habitación a otra.
  8. No use la sala de calderas para ningún tipo de almacenamiento. Los materiales inflamables actúan como catalizadores si se produce un incendio accidental.
  9. Cree un sistema de seguridad para las calderas a petróleo combustible, para cortar el suministro de petróleo en caso de incendio accidental.

Sólo permita el ingreso de personal autorizado a la sala de calderas.

Control de desechos

Los residuos y productos de desecho, en especial los desechos empapados en petróleo, pueden desencadenar fácilmente un incendio. Todos los residuos deben guardarse adecuadamente en un cubo y trasladarse todos los días a un cuarto especial. Este material debe transportarse de manera apropiada para desecharse en forma adecuada.
 
Al seguir estas pautas y procedimientos de seguridad, su ministerio puede crear un ámbito seguro para sus miembros que preservan la seguridad de la sala de calderas. Si desea obtener más recursos sobre cómo preservar la seguridad de su ministerio, visite AdventistRisk.org/Prevention-Resources.

Por:
Gideon Dayak
Ejecutivo de cuenta

Adventist Risk Management, Inc.