Brasília, 22/02/2018 – Viajar a un país diferente es una experiencia única en la vida para muchas personas. Es una oportunidad que todos deberían aprovechar. Viajar nos permite experimentar otros lugares y culturas y conocer personas nuevas, algo especialmente cierto cuando se trata de viajes de misión.

Muchos de nosotros hemos experimentado esta oportunidad al participar de un viaje de la escuela secundaria, de una misión de la iglesia o de un camporí internacional con el club de Conquistadores. Estos viajes son una excelente manera de difundir el amor de Jesús en otras áreas, conocer a hermanos creyentes de otros países y crecer juntos.
 
Es responsabilidad de los líderes del ministerio anticiparse a los riesgos o a las emergencias que podrían causar interrupciones, para asegurarse de que los viajeros estén enfocados en la tarea que han de realizar. La planificación adquiere especial importancia cuando entre los participantes hay menores o adultos jóvenes. Mitigar riesgos y ofrecer un ambiente seguro para los jóvenes que viajan a otros países es parte vital de la coordinación general.

Su guía de planificación para el viaje

Hay algunos elementos esenciales que deben incluirse en la planificación del próximo viaje internacional de su ministerio. Estos son algunos:

  • Preparación anterior al viaje
  • Documentación
  • Supervisión
  • Cobertura apropiada
  • Planificación de emergencias


Cada uno de estos elementos le brindará información fundamental y necesaria para crear un ambiente seguro para todos los que viajan, incluidos los jóvenes.

Preparación anterior al viaje

Es necesario organizar algunos puntos importantes antes del viaje. En primer lugar, programe una fecha de orientación para los participantes e incluya a los padres de los menores. La reunión de orientación debería abarcar el itinerario completo, los elementos esenciales que se deben llevar, incluidos ejemplos de atuendos apropiados para el trabajo o para las actividades que se realizarán durante el viaje, los números de teléfono de los contactos de emergencia, y cualquier vacuna o medicamento que los voluntarios necesitarán antes de partir.
 
Ofrezca un resumen del tipo de trabajo que los asistentes realizarán, si es que harán algún trabajo, y las habilidades o capacitación especiales necesarias para el viaje. Según el lugar adonde se viaje, quizá sea necesario también advertir a los asistentes acerca de beber el agua local o de comer ciertos alimentos. Dedique tiempo a repasar qué hacer en caso de emergencia, y con quién comunicarse.
 
Recopile un archivo con toda la documentación necesaria para el viaje. Estos son los elementos que deberían incluirse:

El próximo paso debería ser adquirir el tipo de cobertura correcta para su viaje. Cuando lo haga, esté atento a los paquetes y pólizas fraudulentas. Verifique siempre que la información y la cobertura ofrecidas sean correctas y apropiadas para su viaje del ministerio. Comuníquese con su conferencia local si desea más información sobre cómo obtener la cobertura que necesita.

Supervisión: durante el viaje de ida, en el lugar y de vuelta a casa

En los viajes con jóvenes y menores, la supervisión es un elemento esencial para minimizar riesgos y prevenir accidentes. Planifique un número suficiente de empleados y acompañantes sobre la base de la cantidad de menores que asistirán. Antes de la reunión de orientación, cada miembro del personal debe aprobar una verificación de antecedentes y realizar una capacitación de conciencia sobre abuso. Además, varios miembros del personal deben estar capacitados en RCP, primeros auxilios básicos e identificación de conmociones cerebrales.
 
Según los tipos de trabajo o de actividades que se realicen durante el viaje, programe tiempo para capacitar a todo el personal en cada área de trabajo. Así su equipo estará preparado para ofrecer la asistencia necesaria si un viajero necesita ayuda. Para conocer detalles de capacitación, comuníquese con su contacto de viaje en el lugar de trabajo para pedir más información sobre qué ocurrirá y cómo prepararse.
 
Si desea más información sobre supervisión, vea las Directrices de supervisión de ARM.

¡Prepárese y diviértase!

Todos esperamos poder disfrutar del viaje sin que ocurra ningún accidente ni emergencia. Pero si llega a ocurrir un incidente, es mejor estar preparado con todos los elementos a mano que desear haber planeado con anticipación. Con preparación, capacitación y planificación, su equipo y los viajeros podrán disfrutar del viaje sin preocupaciones.

 

Elizabeth Camps
Escritora y especialista en relaciones públicas